15. LA DICTADURA FRANQUISTA

Escrito por manuelvidal 05-01-2013 en General. Comentarios (0)

15

LA DICTADURA FRANQUISTA

 

15.1. LACREACIÓN DEL ESTADO FRANQUISTA: FUNDAMENTOS IDEOLÓGICOS Y APOYOS SOCIALES.EVOLUCIÓN POLÍTICA Y COYUNTURA EXTERIOR. DEL AISLAMIENTO AL RECONOCIMIENTOINTERNACIONAL. EL EXILIO

          1.Fundamentos ideológicos y apoyos sociales.

            a) Fundamentos ideológicos.

                 El poder dictatorial, personal y vitaliciode Francisco Franco como Jefe del Estado, Presidente del Gobierno , líder delpartido único y generalísimo de los ejércitos fue el eje del régimen políticosurgido tras la Guerra Civil española, basado todo ello en sus propiasconvicciones personales:

            ▪ Disciplina y jerarquía militarextendida a todos los ámbitos sociales.

            ▪ Conservadurismo antidemocrático.

          ▪ Providencialismo católico que lellevó a la idea de ser el salvador de la patria amenazada por los liberales,los masones, los anarquistas, los judíos, los socialistas y los comunistas.

            ▪ Concepción histórica de Españacomo nación imperialista, basada en la unidad territorial.

Trasladadas estasconvicciones personales a la construcción del Estado “franquista” que surgiótras la Guerra Civil, estos fueron sus fundamentos ideológicos:

              ▪ Concentración de todo el poder político en manos deFranco

▪ Elnacionalsindicalismo como soporte ideológico inspirado en la doctrinafalangista. A esto se unió el anticomunismo (que le favoreció durante eldesarrollo de la Guerra fría), el antiparlamentarismo, el antiliberalismo yalgunos rasgos fascistas como símbolos, uniformes, saludos y la existencia deorganizaciones paralelas como la Sección Femenina, el Frente de Juventudes o laOrganización Juvenil Española (OJE).

▪ La moraly la religión católicas como legitimadoras de la dictadura franquista. ElNacional Catolicismo.

▪ Ladefensa de la unidad de la Patria, inspirada en lo castellano.

▪ Eltradicionalismo histórico como espejo del régimen: reconquista, imperio,símbolos tomados del pasado glorioso: el águila imperial, el yugo y lasflechas.

▪ Elpredominio de lo militar en la sociedad. Militarismo.

            b)Apoyos sociales.

                 En primer lugar la oligarquíaterrateniente y financiera, los grandes beneficiados del régimen, así comolas clases medias rurales de Castilla y del norte peninsularprofundamente católicas, representantes del orden y el respecto a los valorestradicionales de España. Ni la clase obrera ni las clases medias urbanas seidentificaron nunca con la dictadura, aunque el temor a la represión supuso lacarencia de una oposición visible.

            Ensegundo lugar, el Ejército constituyó el apoyo más decidido y permanentedel régimen franquista, llegando a ocupar altos cargos administrativos.

            Entercer lugar, la Iglesia, encargada de legitimar el régimen ante laopinión católica internacional. A cambio, sobre todo después de la firma delConcordato con la Santa Sede en 1953, obtuvo importantes concesiones como laeducación o la presencia del estamento eclesiástico en las altas institucionesdel régimen. Sin embargo el apoyo de la Iglesia no fue monolítico. Hubo seriasdiscrepancias con el catolicismo catalán y vasco y, a partir del ConcilioVaticano II, una parte de la jerarquía eclesiástica y del clero comenzó adistanciarse progresivamente de Franco.

            Encuarto lugar, la Falange, pilar ideológico del régimen junto al carlismo.Muy activa durante los primeros años del régimen se encargó de actividades depropaganda y adoctrinamiento de la población. A partir de 1958 se impuso ladenominación “Movimiento Nacional” que desplazó al anterior de “FET y de lasJONS”. Todos ellos contribuyeron a la desmovilización política de la sociedadespañola

2. Evolución política y coyuntura exterior. Delaislamiento al reconocimiento internacional.

                La evolución política del régimenestuvo siempre condicionada por la coyuntura exterior.

 Por virtud de la Ley de Administración Central del Estado, de enero de 1938, Francoconcentró todo el poder en sus manos: legislativo, ejecutivo (Jefatura delEstado, del gobierno y del partido único), delegando en los jueces laaplicación de las leyes que él mismo había promulgado.

  En el mismo año de 1938 se promulga el Fuero del Trabajo por el que se prohibían los sindicatos libres yse creaba el Sindicato Único, de carácter vertical, que integraba apatronos y obreros. Las huelgas y las manifestaciones quedaban prohibidas.También se aprueba una Ley de Prensa yde Imprenta que pone los medios de comunicación al servicio del poder y unaLey de Responsabilidades Políticaspor la que se perseguía a todo sospechoso de ser adepto a la causa republicana.

            Durantela primera etapa del franquismo, la totalitaria o azul, la evoluciónpolítica del régimen estuvo condicionada por la Segunda Guerra Mundial. Pasandode una inicial neutralidad a una no beligerancia como consecuencia de lasvictoria iniciales del Eje. Su abierta simpatía por Alemania e Italia le hizoenviar la División Azul para combatir en el frente oriental contra la UniónSoviética entre 1941 y 1945. Cuando comienza el declive del Eje, el franquismovuelve a declararse neutral, intentando acercarse a los que serían vencedoresmediante una serie de leyes que pretendían mostrar una imagen másrepresentativa. En 1942 se promulga la LeyConstitutiva de las Cortes, que establecía la formación de Cortes (sereunirían por primera vez el 17 de marzo de 1943) elegidas en parte por Francoy en parte mediante sufragio indirecto, estando representados de esta manera lafamilia, el municipio y los sindicatos. Su función era refrendar las propuestaslegislativas del dictador. El sistema recibió la denominación de “DemocraciaOrgánica”.

            En1945, el Fuero de los Españoles, unateórica declaración de derechos y deberes basados en la moral católicatradicional, que no supuso ningún tipo de garantías democráticas. El mismo añose promulga la Ley de Referendumnacional, que reconocía el derecho a voto de los españoles para consultassobre asuntos del Estado.

            Altérmino de la Segunda Guerra Mundial, la dictadura franquista queda aisladainternacionalmente, tanto diplomática (se marchan los embajadores extranjerosexcepto el argentino y España no es admitida en la recién creada ONU en 1946),como económicamente (Francia cierra las fronteras). Para atajar este graveproblema, Franco tomó algunas medidas para intentar borrar la imagen fascistade su régimen: suprimió el saludo con el brazo en alto y promulgó la Ley de Sucesión de 1947, por la queEspaña se convertía en reino, pero declaraba a Franco Jefe del Estado aperpetuidad y quedaba perpetuado para designar sucesor a título de rey. Secreaban dos nuevas instituciones que debían regular la transición: El “Consejode Regencia” y el “Consejo del Reino”. En 1948 consiguió que el nieto deAlfonso XIII, el futuro príncipe Juan Carlos, se educara en España bajo sututela.

            Elcomienzo de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética dio unvalor político importante al anticomunismo del régimen franquista, siendo laposición estratégica de España de alto interés militar. En 1949, la bancaestadounidense concedió a España un importante préstamo y en 1950 la ONU anulóel aislamiento diplomático, regresando los embajadores extranjeros. En 1952,España era admitida en la UNESCO y en 1953 Estados Unidos firmaba con elgobierno español el Pacto de Madrid, por el que se creaban bases militaresestadounidenses en España a cambio de ayuda militar y económica. Ese mismo año,El Vaticano firmó con el régimen franquista un Concordato. Finalmente, en 1955,España era admitida en la ONU como miembro de pleno derecho, con lo que serompía definitivamente el aislamiento internacional, a la vez que seconsolidaba el poder de Franco.

            Sinembargo, ese mismo año de 1955, el protectorado franco-español de Marruecosvive toda una serie de manifestaciones, huelgas y terrorismo, que supondrán alaño siguiente la independencia de Marruecos, siendo nombrado rey Mohamed V. En1956, la crisis económica y las consiguientes huelgas coinciden con unaauténtica revolución estudiantil en la Universidad de Madrid. En ese año, loscandidatos del sindicato estudiantil falangista (el SEU) perdieron laselecciones a delegados en la Facultad de Derecho, teniendo lugar a los pocosdías enfrentamientos entre los líderes sindicales falangistas y los estudiantesde la oposición. Se cerró la Universidad, se reprimió el movimiento estudiantily se expulsó de sus cátedras a algunos profesores. Franco resolvió la crisis cesandoa los ministros implicados: el secretario General del Movimiento, RaimundoFernández Cuesta, y el ministro de educación, Joaquín Ruíz Jiménez.

 

 

            3. El exilio.

                La aplicación de la Ley de Responsabilidades Políticas de 1939 y de la Ley de Represión de la Masonería y elComunismo de 1940, llevó a la cárcel a más de 270.000 personas, quedandounos 40.000 todavía en 1945.

            Paraevitar la represión muchos republicanos emigraron (más o menos en torno a mediomillón). En Francia fueron internados en campos de concentración, corriendodiversa suerte al producirse la conquista nazi. Muchos regresaron a España,otros ingresaron en la resistencia francesa contra los alemanes (unos 15.000acabaron en campos de concentración nazis) y un contingente numeroso (en tornoa 200.000 emigraron a Sudamérica. En México, el socialista Indalecio Prieto conlos recursos que pudo sacar de España, ayudó a muchos refugiados y pudofinanciar un gobierno republicano en elexilio. Algo similar hizo el ex-presidente Negrín, desde su exilio en Londres.

            Ungrupo numeroso de comunistas españolas acabó en Rusia, donde reorganizaron elpartido. A la muerte en extrañas circunstancias del secretario general, JoséDíaz, le sucedió al frente del PCE Dolores Ibarruri, La Pasionaria.

            EnEspaña, anarquistas y comunistas se organizaron en guerrillas, que recibió elnombre genérico de maquis, quemantuvieron su actividad antifranquista hasta 1955. Sin embargo, ni estosgrupos guerrilleros, ni el comunismo clandestino, consiguieron hacer mella enel régimen de Franco.

 

15.2. LA CONSOLIDACIÓN DEL RÉGIMENFRANQUISTA. LAS TRANSFORMACIONES ECONÓMICAS: DE LA AUTARQUÍA AL DESARROLLISMO.LOS CAMBIOS SOCIALES.

          1. La consolidación del régimen.

             En 1957, el modelo autárquico y totalitarista estaba agotado. Franco ylos dirigentes franquistas eran conscientes de que España debía salir de suaislamiento y buscar un cierto reconocimiento por parte de las democraciasoccidentales. Ese mismo año se firma el Tratado de Roma que dará paso a laconstitución del Mercado Común Europeo, lo que supondría para España un riesgode marginación por el nuevo ámbito económico y político que se iba a formar. Yese mismo año, comienza la transformación del régimen franquista, con laconstitución de un gobierno que deja fuera a Falange y supone el ascenso de lostecnócratas, pertenecientes al OpusDei, y los reformistas del movimiento y su proyecto común de aproximacióneconómica a la Europa occidental.

            Sin perder el carácter fuertementeautoritario, el régimen desarrolla la denominada democracia orgánica, que no engañó a las democracias parlamentariaseuropeas, porque a pesar del lavado de cara de las instituciones españolas, elrégimen franquista seguía siendo una dictadura que le impedía la integración enel Mercado Común Europeo.

            La transformación comienza con la Ley de Principios Fundamentales delMovimiento (1958), que establecía como forma de Estado la monarquía (aúnsin rey), que debía ser católica, social y representativa (pero no se aceptabanni los partidos políticos ni las elecciones libres). Siguió con la Ley de Bases de la Seguridad Social(1963) completada con la Ley de la Seguridad Social de 1966, la creacióndel  Tribunalde Orden Público para reprimir los llamados “delitos políticos”, la Ley de Prensa de 1966, propuesta por elentonces ministro de Información, Manuel Fraga, que levantó algo la presión dela censura. La Ley Orgánica del Estado (1966),última de las Leyes Fundamentales del Movimiento, donde se desarrollaba elconcepto de democracia orgánica y se establecía el sufragio restringido paraelegir a la tercera parte de los procuradores en Cortes entre los candidatos dela familia, los municipios y el sindicato. En 1967 se aprueba la Ley de Libertad Religiosa por la que seconcedía libertad de culto a las religiones no católicas. El proceso deinstitucionalización del régimen franquista concluye con la promulgación de la Ley de Sucesión a la Jefatura del Estado(1969), por la que Juan Carlos de Borbón, nieto de Alfonso XIII, fue designadosucesor de Franco “a título de rey”, si bien la nueva monarquía debía estarapoyada en el espíritu de la sublevación del 18 de julio y sus principiosfundamentales, lejos de la democracia y el parlamentarismo.

            Con el nuevo proceso deinstitucionalización del régimen, las distintas familias políticas de laprimera etapa pierden su antigua influencia. La figura clave en estatransformación va a ser el almirante Carrero Blanco, hombre de confianza deFranco y en quien iba a depositar el proceso de continuación del sistema alnombrarle presidente del gobierno en 1973. Pronto se rodeó de políticoscatólicos, conservadores y partidarios de la aproximación económica a Europa(López Rodó), pero manteniendo el autoritarismo. Se les denominó tecnócratas o aperturistas. Chocaban con otro sector, encabezado por José Solís,que pretendían el incremento de la influencia del Movimiento y la OrganizaciónSindical y que no acababan de ver claro la continuidad monárquica.

            Lastransformaciones económicas: de la autarquía al desarrollismo.

Tras la Guerra Civil el panorama económico español eradesalentador. Destruidas alrededor de 250.000 viviendas y gran parte de lascarreteras y vías férreas, sin reservas de oro en el Banco de España y sin laposibilidad de obtener créditos en el extranjero debido a la Segunda GuerraMundial, la actividad industrial había caído en un 30% y la agrícola un 20%. Lasolución que se tomó fue la autárquica,intentando valerse única y exclusivamente de los recursos propios del país,ocasionando un gran retroceso en los niveles de bienestar, la caída de la rentaper cápita, el retraso industrial y la forzosa emigración de las ciudades alcampo en busca de alimentos básicos.

            La década de 1940 fue desastrosa:hambre, malas cosechas, carencia de materias primas (petróleo, abonos,algodón…), restricciones eléctricas, falta de capitales, de tecnología y deideas para reactivar el comercio y la industria. Se impuso la cartilla de racionamiento que apenaspermitía sobrevivir y el enriquecimiento de una minoría acaparadora deproductos que vendía en el mercado negro(estraperlo). En estas condiciones se explica la elevada mortandad causada porel paludismo, la diarrea, la tuberculosis, el tifus y la falta de medios paraatajarla.

            Las dificultades aumentaron a partirde 1945 cuando España quedó aislada internacionalmente, por lo que la autarquíao el autoabastecimiento no fue una opción elegida, sino impuesta desde fuera.En estas condiciones, el intervencionismoestatal se hizo permanente, regulando todo tipo de actividad económica delpaís. La supresión de la reforma agraria de la República y su sustitución poruna serie de organismos como el InstitutoNacional de Colonización y la creación del Servicio Nacional del Trigo, no consiguieron solucionar losproblemas de abastecimiento a las ciudades (en 1941 se produjeron 2,4 millonesde toneladas de trigo, cuando la población necesitaba 4).

            Siguiendo el modelo de la Italiafascista, se creó el Instituto Nacionalde Industria (INI) que abarcaba empresas básicas en el campo de laelectricidad, fertilizantes, astilleros, siderurgia, metalúrgica, automoción. Ala vez, se multiplican los monopolios: RENFE, CAMPSA, Tabacalera Española(1943), ENASA (1946).

            Desde 1941 la inflación y losprecios suben en torno al 13% anual, mientras la cotización de la peseta cae enpicado, negándose el gobierno a su devaluación, perjudicando la exportación deproductos españoles, por su escasa competitividad económica.

            Pero esta situación no parecióafectar a grandes empresarios y banqueros como Juan March, Vilallonga, Coca,Garnica o Bassagoiti, ni a los grandes bancos que vieron aumentar susbeneficios, al tiempo que la situación económica y laboral de los trabajadoresempeoraba.

            La década de 1950, también conocidacomo Década Bisagra supuso latransición del autarquismo al desarrollismo de los sesenta. Se benefició delfin del aislamiento a partir de 1952, que permitió la supresión de la cartillade racionamiento. La ayuda económica y técnica de los EE.UU. desde 1953 y laintegración de España en el comercio internacional facilitaron el aumento de laimportación de bienes de consumo y maquinaria, modernizar la agricultura yampliar los regadíos. Poco a poco, comienza a crearse empleo y el fenómeno dela emigración de la ciudad al campo terminó para darse la situación contraria.En esta década los mayores esfuerzos del INI se destinaron a la metalurgia(ENDESA) y a la automoción (SEAT).

            Paralelamente, se reanudan lasrelaciones comerciales con los países europeos, recuperándose progresivamentela economía. La consolidación del crecimiento se produce tras la entrada en elgobierno de los ministros tecnócratas del Opus Dei (López Rodó, AlbertoUllastres, Navarro Rubio). Ese mismo año de 1957 entra en funcionamientoTelevisión española. En 1958, España entra en la OCE (Organización Europea parala Cooperación Económica), el FM)I (Fondo Monetario Internacional) y el BIRF(Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento). Las tentativas por derribarel régimen de Franco se diluyen, consolidándose la dictadura.

            El nuevo gobierno tomó un primerconjunto de medidas pre-estabilizadoras,que pretendían evitar la quiebra de la balanza de pagos y frenar la inflación:concesión de créditos, fomento del comercio exterior, una reforma fiscal parasanear los ingresos de hacienda o la flexibilización de las relacioneslaborales. Pero el principal paso se dio en 1959 con el Decreto Ley de Nueva Ordenación Económica, conocido como Plan de Estabilización. Entre lasmedidas que proponía se encuentran: reducir el déficit del Estado, ajustandolos gastos y aumentando los ingresos a través de la reforma fiscal, limitar loscréditos y flexibilizar los tipos de interés, liberalizar el comercio exterior,unificando el cambio monetario (60 pesetas por dólar), apertura a las inversionesexteriores y flexibilidad laboral que relacionaba las subidas salariales con elaumento de la productividad. Estas medidas que ocasionaron en un primer momentouna cierta reducción de la actividad económica, consiguieron frenar lainflación y mejorar la balanza de pagos. A medio plazo favorecieron elcrecimiento de la producción, las exportaciones, los recursos disponibles y elconsumo, base del crecimiento de los años sesenta.

            Inspirándose en el modelo keynesianode Francia se inicia una planificación indicativa cuyo objetivo era el logrodel desarrollo económico, mediante el establecimiento de un programa económicoque fijaba unos objetivos trienales o cuatrienales, tanto para las empresaspúblicas como para las privadas a través de estímulos e incentivos. Se crearonorganismos para supervisar esta planificación: La Oficina de Coordinación y Programación Económica y la Comisaría del Plan de Desarrollo(1962).

            El primer plan de desarrollo se llevó a cabo durante el periodo1964-1967. Consistía básicamente en promover el desarrollo industrial regionalmediante la constitución de cinco polos de desarrollo (La Coruña, Vigo,Valladolid, Zaragoza y Sevilla. Se facilitaron subvenciones a fondo perdidopara el establecimiento de empresas y se estableció un programa de inversionespúblicas.

            Las deficiencias estructuralesfueron tenidas en cuenta en el segundoplan de desarrollo (1969-1971). Se optó por avanzar hacia una economía máscompetitiva y redistribuir el presupuesto atendiendo a áreas no tenidas encuenta en el primer plan, como la agricultura o la educación.

            La crisis que se inició en 1973perjudicó los resultados del tercer plande desarrollo (1972-1975).

            Todas estas medidas liberalizadorasfacilitaron la integración en la economía occidental e impulsaron elcrecimiento del producto interior bruto (PNB) a un ritmo cercano al 7% anual.Paralelamente, aumentaron la renta per cápita, las inversiones extranjeras, laemigración a los países europeos (la llegada de las divisas de los emigrantescontribuyó a mejorar la economía española) y el turismo favorecieron latransformación socioeconómica de esta década hacia una sociedad de consumo.

            Pero se creció con ciertosdesequilibrios territoriales, con una fuerte dependencia exterior por laendeblez del modelo industrial elegido, muy dependiente del petróleo. A esto sesuman el elevado coste medioambiental y urbanístico por la prioridad dada alturismo y el intervencionismo estatal que, una vez superado el riesgo decolapso económico, paralizó el proceso de liberalización de la economía.

            3.Los cambios sociales.

               Al término de la guerra, España es una nación demográficamente enretroceso. A los muertos habidos por la guerra y las personas que marcharon alexilio, habría que sumar la alta mortandad de la posguerra, la caída de lanatalidad y la disminución del número de hombres con respecto al de mujeres.Por ello, durante los años de la posguerra la población se estanca,acentuándose en los primeros años de la década de los cincuenta por laemigración. Hasta la década de los sesenta no se produce un incrementoconsiderable, pasando España de 30,5 millones en 1960 a 35,8 millones en 1975,sin contar con el millón de españoles que emigraron a países europeosprincipalmente.

            Además del fenómeno de la emigraciónexterior habría que mencionar el éxodo rural hacia las principales ciudades del País Vasco, litoral mediterráneo,archipiélago balear y canario, Madrid, Zaragoza, Valladolid, Sevilla o Málaga,reduciéndose notablemente el porcentaje de población rural (un 27% en 1980). Eléxodo rural trajo asimismo el desequilibrio regional entre un interior que seiba despoblando y un litoral cada vez más poblado.

            Durante las década de los cuarenta ylos cincuenta la mayoría de la población activa se dedicaba al sector primario(en torno al 40% en 1960), disminuyendo drásticamente en la década siguientehasta suponer el 21% en 1975.

            Dentro de los grupos sociales seaprecia un crecimiento notable de las clases medias, un 34,1% en 1950 a un 56%en 1975. Al mismo tiempo se produce un cambio en la estructura familiar,imponiéndose la de tipo nuclear. En esos años que van de 1959 a 1975 España seaproximó al modelo occidental industrializado, impulsado por los medios decomunicación, el turismo, los emigrantes que volvían, los viajes al extranjero.Los valores de la democracia parlamentaria empiezan a ser conocidos y aimponerse sobre las costumbres tradicionales. También se produjo el fenómeno dela progresiva secularización de la sociedad, especialmente a partir del ConcilioVaticano II, clausurado en 1965.

            Paralelamente se produjo unaadaptación del modelo sindical a la nueva realidad socioeconómica. La Ley de Convenios Colectivos Sindicales (1958)pretendió flexibilizar las relaciones laborales, admitiendo la negociacióncolectiva en una misma rama de la actividad. En 1971 se publica la Ley Sindical que permitía una mayorrepresentatividad de los obreros. Pero ni las asociaciones políticas ni lasobreras fueron legalizadas, teniendo que actuar los sindicatos (CC.OO. fue elmás activo) en la clandestinidad.

            Por su parte, la mujer, que en los años de la posguerravolvió al sometimiento machista, con la pérdida de todos los derechosconseguidos durante la Segunda República. Como ejemplos de esta actitud socialretrógrada cabe citar la prohibición del anticonceptivo, la mujer casada erarepresentada por el marido quien le daba permiso para trabajar fuera de casa,sólo se castigaba el adulterio femenino, prohibió la coeducación e impuso a lasmujeres la enseñanza de los trabajos del hogar y de labores, preparándola parael papel clásico de ama de casa. En la década de los setenta todo comenzó acambiar, se aceptó la coeducación a raíz de la Ley General de Educación queestableció la enseñanza gratuita hasta los 14 años para chicos y chicas y sepromulgó una legislación más permisiva para la actividad laboral de las mujeressolteras.

 

15.3. ELEMENTOS DE CAMBIO EN LA ETAPA FINAL DEL FRANQUISMO. LA OPOSICIÓNAL RÉGIMEN. EVOLUCIÓN DE LAS MENTALIDADES. LA CULTURA.

          1. Elementos de cambio en la etapa final del franquismo.

    Las transformaciones económicas y sociales delos años sesenta, junto con la aspiración de los españoles a integrarse enEuropa, la penetración progresiva de los modos de vida occidentales, la entradaen la Universidad de nuevas generaciones que no habían vivido la Guerra Civil,la paulatina desvinculación a los ideales que condujeron a la rebelión militaro el rebrote de los nacionalismos fueron modificando la sociedad española haciauna actitud de rechazo del gobierno dictatorial.

  Todosestos elementos de cambio surgieron como consecuencia de la necesarialiberalización del régimen, comenzada a finales de la década de los cincuenta yno hubo forma de minimizarlos por más empeño que puso el régimen en hacerlo.Incluso la Iglesia, que se había identificado con el franquismo durante lasprimeras décadas del régimen, comenzó a criticar su continuidad en la personadel cardenal Vicente Enrique y Tarancón. Y, dentro del ejército, se constituyóla UMD (Unión Militar Democrática) que pretendía hacerlo más democrático (en elverano de 1975 fueron detenidos sus principales líderes).

  LaLey de prensa de 1966 permitió la aparición de nuevas revistas, diarios yeditoriales que manifestaron una tímida crítica contra el régimen. Así, salió ala luz la obra de artistas y autores hasta entonces prohibidos, incluso de losespañoles exiliados.

  Sinembargo, un cambio esencial fue el relegamiento de la oposición exterior en el exilio. Los gobiernosconstituidos tras la Guerra Civil, pese al reconocimiento que obtuvieron dealgunos países, no consiguieron hacer mella en el franquismo, por lo que, apartir de mediados de los cincuenta, fueron sustituido en su trabajo deoposición por la interior, laborconjunta de trabajadores y estudiantes, mediante huelgas y manifestacionesduramente reprimidas.

          2.La oposición al régimen.

             Desde el final de la guerra, la actividadclandestina de pequeños grupos del PCE, del PSOE y de la CNT continuó, comoprueba el encarcelamiento y la ejecución de sus militantes  que se produjeron desde 1939. A pesar de ellomantuvieron su pulso con el franquismo en la fase de mayor aislamiento conactos como las huelgas de Cataluña de 1945 y en el País Vasco en 1947, aunquedisminuyeron su actividad en la década de los cincuenta.

            Losmonárquicos conspiraron paraderrocar al dictador y hacer retornar la monarquía en la persona del hijo deAlfonso XIII, don Juan de Borbón. En 1943 un grupo nutrido de tenientesgenerales dirigió una carta a Franco en la que pedían la restauración de lamonarquía. En 1945, era el propio don Juan el que hacía público un manifiesto,solicitando a Franco la restauración monárquica en su persona. Pero Francocontrarrestó la actividad de este sector con la Ley de Sucesión y, más tarde,negociando con don Juan que su hijo don Juan Carlos, fuera educado en Españabajo su supervisión.

            Elintento del PCE de introducir en España una unidad militar que derrocase aFranco fue un fracaso. Unos cinco mil maquispenetraron por el valle de Arán, se dispersaron por el territorio español ycomenzaron una actividad guerrillera que se mantuvo hasta los años cincuenta,momento en que fue disuelto el último maquis.

            Enesta década, la oposición interna experimentó unos cambios significativos: la renuncia a la práctica violenta, laconcienciación social y generacional y el desembarco en sectores universitariosy en el seno de los sindicatos franquistas. La actividad más común fue lahuelga para solicitar reivindicaciones salariales, destacando la de los tranvíasde Barcelona de 1951. El régimen ante esta oposición actuó de dos maneras:endureciendo al represión con la promulgación de la Ley contra el Bandidaje y el Terrorismo (1958) y la Ley de Orden Público (1959) o aceptandocierta flexibilidad con la Ley deConvenios Colectivos de 1958.

            Enlos años sesenta la oposición se hizo visible en 1962 en el Congreso de Munich, donde se reunieronmiembros de la democracia cristiana, monárquicos, algunos republicanos y elPSOE, para pedir la democratización de España. Aquellos procedentes delinterior del país fueron detenidos a su regreso, aunque alguno optó porquedarse en el exilio. Franco calificó tal reunión como Contubernio de Munich.

            Entre1964 y 1967 se consolida el sindicato ilegal Comisiones Obreras, constituyéndose en el principal referente de laoposición obrera.  El PSOE, tras el relevo generacionalpromovió algunos pactos entre fuerzas de la oposición democrática que notuvieron trascendencia. El PCE,dirigido por Santiago Carrillo, impulsó un proyecto de “reconciliaciónnacional” con el fin de agrupar a todas las fuerzas de la oposición.

            Ala vez, surgieron nuevas agrupaciones políticas, como el Frente de Liberación Popular (el “Felipe”) o la Agrupación Socialista Universitaria,relacionados con la “Nueva Izquierda” europea. El movimiento estudiantilconsiguió que el SEU desapareciera a la vez que se creaba el Sindicatodemocrático de estudiantes que tuvo un importante protagonismo a finales de losaños sesenta.

            Huboun repunte de la oposición nacionalista,principalmente vasca y catalana. En Euskadi, nace ETA en 1959, como unaescisión del PBV, utilizando el terrorismo a partir de 1964. En Cataluña, elnacionalismo adoptó una postura más cultural. En 1971 se creó la Asamblea de Cataluña, que defendía larestauración de libertades y la recuperación del Estatuto de 1932.

            Anteestas fuerzas opositoras, el régimen utilizó hasta en cinco ocasiones ladeclaración del Estado de excepción.

            3. El final del franquismo.

                Tras el escándalo MATESA, Franco apartó delgobierno tanto a los ministros que habían tenido algo que ver con la estafa,como a los que la habían aireado (Fraga, Solís), creándose un gobiernomonocolor, con Carrero Blanco en la Vicepresidencia y en la Subsecretaria de laPresidencia. En 1973 será nombrado Presidente del Consejo de Ministros.Pretenderá mantener la continuidad del régimen, rechazando cualquier proyectoreformista que no se atuviera a la Leyes Fundamentales. Pero, para entonces, nila situación interior (aumento de las protestas, deterioro de las relacionescon la Iglesia) ni la exterior (comienzo de la crisis del petróleo en ese mismoaño de 1973) era favorable. Su asesinato, en diciembre de 1973, fue un durogolpe para el sector inmovilista (el búnker). Fue sustituido por Arias Navarro, que intentó seguir suestela, pero hubo de enfrentarse a dos problemas prácticamente insolubles: elagravamiento de la crisis económica (cierre de empresas, inflación, paro,aumento del déficit) y el incremento de la oposición.

            En1974, el PCE impulsó la Junta Democrática de España que reclamaba la aperturade un proceso constituyente. Al año siguiente, el PSOE promovía la Plataformade Convergencia Democrática en la que se incluyeron demócratas cristianos yliberales.

            Parafrenar la propaganda de ambas formaciones, que acabarían uniéndose en lallamada Platajunta, Arias Navarro propuso en su programa de febrero de 1974 uncierto aperturismo, constituyéndose comisiones para dar salida al Estatuto deAsociaciones Políticas. Pero apenas se avanzó. Además, tuvo que soportar laspresiones internacionales por las últimas ejecuciones del régimen en septiembrede 1975.

            Atodo ello se unió el fin de las dictaduras en Grecia y Portugal y, sobre todo,la presión de Marruecos sobre el Sahara español que concluyeron con lamovilización de la Marcha Verde de noviembre de 1975 (España acabó cediendo yentregando el Sahara a Marruecos). En este contexto de desmoronamiento delrégimen, Franco moría el 20 de noviembre de 1975.

            4. Evolución de las mentalidades. Lacultura.

                El triunfo del franquismo supuso el fin dela Edad de Plata de la cultura española. Después de depurar los medios decomunicación y utilizarlos en su provecho como propaganda del régimen,pretendió restablecer la cultura católica y nacional tradicionalista, frente ala liberal y progresista etapa anterior. El pasado imperial se convirtió en lareferencia histórica única, la victoria en la Guerra Civil fue objeto derepresentaciones arquitectónicas, escultóricas y pictóricas para ensalzar elnuevo régimen. Todo lo vanguardista fue rechazado.

            Laeducación, sobre todo durante la etapa autárquica, fue controlada por laIglesia, incluida la Universidad, que, al igual que sucedió con los maestrosrepublicanos, fue depurada. La censura eclesiástica se estableció sobreespectáculos, prensa y libros.

            Apesar de todo, a finales de los años cincuenta y, durante los sesenta, elférreo control fue relajándose. Algunos intelectuales como Laín Entralgo, LópezAranguren, Julián Marías o Tierno Galván se manifestaron contra losplanteamientos culturales de la dictadura. Algunas publicaciones periódicascomo Revista de Occidente o Cuadernos para el Diálogo intentaronsuperar la uniformidad ideológica que pretendía el régimen franquista.

            Durantelos años sesenta, la dinámica editorial, favorecida por un cierto grado deaperturismo, permitió la publicación de obras de autores prohibidos hastaentonces como Ramón J. Sender, Max Aub o Antonio Machado. Y una hornada denuevos autores publicaron obras con un claro signo desmitificador de la GuerraCivil: Miguel Delibes, Buero Vallejo, Torrente Ballester, Camilo José Cela,Blas Otero o Gabriel Celaya.

            Enel arte, la arquitectura oficial decae ya en los años cincuenta, cuandopenetran las corrientes racionalista y organicistas, coincidiendo con el boomturístico. Fisac abandona el oficialismo para ingresar en el art-brut y el empleo masivo de hormigóny vidrieras (dominicos de Alcobendas), Sáez de Oiza presenta un estilo máscolorista (Torres Blanca, Madrid) o Coderch que introduce el organicismo enEspaña (Torres Trade, Barcelona).

            Afinales de los cincuenta irrumpen en España los Grupos, cuyo principal objetivoera adecuarse a las grandes tendencias que dominaban el arte mundial. El Paso apuesta por el expresionismo abstracto,Crónica incorpora el Pop Art, la Nueva Figuración da lugar alhiperrealismo (grupo Hondo) especialmente con la obra de Antonio López o elescultor Julio López. En el Minimalismosobresale la escuela vasca con Oteiza y Chillida.

            Enlos últimos años de la dictadura se impone la cultura liberal a pesar de lahostilidad del régimen.